DEADLIFT: ¿BARRA TRADICIONAL O BARRA HEXAGONAL?

Actualmente se ha popularizado el uso de la barra hexagonal en ejercicios tradicionales como el peso muerto o deadlift. Pero, ¿cuáles son las diferencias y/o beneficios que este nuevo equipamiento presenta sobre el entrenamiento y el rendimiento?

Un estudio realizado en varias universidades del Reino Unido en 2011 evaluó las diferencias biomecánicas que resultaban del uso de la barra hexagonal o el uso de la barra tradicional. Así, hallaron que el uso de la barra hexagonal hacía que los sujetos del estudio que presentaban una muy buena técnica y un buen nivel de entrenamiento en el ejercicio deadlift, fueron capaces de imprimir más fuerza, más velocidad y más potencia en todo el rango de cargas que se evaluó con respecto a los resultados obtenidos con la barra tradicional.

Los autores apuntan a que estas diferencias fueron debidas principalmente a que el uso de la barra hexagonal permite una ventaja mecánica sumada a una menor presión dentro de las articulaciones del tobillo, rodilla, cadera y zona lumbar de la espalda. Así mismo, teorizaron un patrón diferente de activación de los principales músculos que rodean a estas articulaciones.

Tomando esto en consideración, el uso de la barra hexagonal, puede proporcionar un estímulo perfecto para aquellos deportistas entrenados que necesitan mejorar su fuerza y se encuentran en un periodo de estancamiento de fuerza o plateau. Así mismo, se trata de un ejercicio mucho más seguro que el peso muerto con barra tradicional, principalmente por la menor presión detectada dentro de las articulaciones.

David Usandizaga
Entrenador personal
Atleta Master 50 internacional
Podio en 2018 en el Atenas Throwdown, el European Throwdown, el Masters Throwdown en Holanda y en el Roma Throwdown
Facebook
Instagram

Bibliografía: Swinton, P. A., Stewart, A., Agouris, I., Keogh, J. W., & Lloyd, R. (2011). A biomechanical analysis of straight and hexagonal barbell deadlifts using submaximal loads. The Journal of Strength & Conditioning Research25(7), 2000-2009.

COMPARTIR EN
TwitterFacebookwhatsapplinkedIn