Coaching para emprendedores

Dicen que de los cobardes no se ha hecho historia y sin lugar a dudas la valentía entre otras, es de las principales virtudes de un emprendedor ¡pero no la imprescindible para conseguir el éxito! Vamos a hablar de cómo gestionar un proyecto desde cero, qué pasos son necesarios y cómo gestionarlo una vez en marcha.

Coaching para emprendedores

«La manera de empezar algo es actuar en lugar de hablar»

Walt Disney

Una cosa importante es escanearnos tanto a nosotros mismos como al potencial del emprendimiento, ¿qué herramienta puede ser útil para esto? Pasar el filtro FODA:

FODA o DAFO

Paso 1

Definir tus Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas como gestor del
proyecto y como persona

Paso 2

Definir las Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas de tu proyecto

Por ejemplo (esto aplica tanto a lo personal como lo profesional)

Fortalezas

  • ¿En qué destaco frente al resto?
  • ¿Cuál es mi talento innato?
  • ¿Cuáles son mis habilidades?
  • ¿Lo que yo creo de mí, es lo mismo que los demás opinan? (¡indaga!)

Oportunidades

• ¿En qué parte de mi sector está el crecimiento potencial?
• ¿Qué herida de mi sector no está siendo atendida?
• ¿A qué sitios o con qué personas debo frecuentar para aprender y posicionarme
mejor?


*Nunca subestimemos la formación constante y el cultivar para recurrir a potenciales
contactos

Debilidades

• ¿Qué hábitos no me ayudan?
• ¿Qué áreas puedo mejorar?
• ¿Cuáles son los puntos flojos que los demás ven en mí o mi proyecto?
• ¿Qué cosas evito hacer?¿ Por qué no me siento cómodo o preparado para ello?

Amenazas

• ¿Qué hace mi mayor competencia?
• ¿Qué factores externos limitan mi objetivo?

Tanto el aspecto positivo como el negativo de esto debe servir de forma constructiva y no
como limitación. Aunque sea inevitable el vinculo emocional con nuestro propósito, debemos
utilizar la mente racional para tomar las decisiones de forma acertada.Entonces sobre eso podemos seguir la siguiente secuencia:

Al ponerle fecha a un sueño se convierte en meta una meta dividido en psos se convierte en un plan y un plan apoyado por acciones se vuelve realidad

1. Tu primer paso será el tener un SUEÑO, sentir la ilusión, a esto debes darle la mayor forma
posible, lo que mejor funciona es ser específicos, concretos.

2. Ponte una dead line (fecha límite) que, aunque pueda tener una variabilidad te dará esa
pequeña presión que se necesita para no acomodarse y proyectar también lo económico. De
esta forma el sueño al volverse alcanzable se convierte en META.

3. Para llegar a la meta ¿qué se necesita? Tener un PLAN, desgrana los pasos a seguir, sabemos
que una casa no se construye por el tejado por lo cual, vayamos del peldaño uno hasta el cien
de forma progresiva, siendo conscientes de que habrá peldaños que serán más duros o
extensos de escalar que otros, pero ahí los tendrás y creando una check list, podrás irlos
marcando para demostrarte de esa forma, que lo estás avanzando y eso siempre apoya la pro
actividad.

4. Este plan debe tener ACCIONES, no se trata solo de enunciar de forma intangible sino de
definir con claridad para plasmarlo en la REALIDAD.

Al principio todo se hace un mundo, pero para ello existe la ayuda profesional, no dudes en
respaldarte en una persona con experiencia que pueda darte pautas sin sorpresas.


Estáte preparado para la incertidumbre y no la alimentes de negatividad que ¡ojo! Si te sucede,
es lo que a la mayoría de las personas les pasa, sin embargo, el refuerzo a tus ganas de cumplir
ese sueño/meta/plan se reforzarán justo después de seguir adelante pese a tus dudas sobre
seguir o tus ganas de abandonar.


Y por si te quedan aún dudas por dónde empezar, te dejo otra herramienta muy utilizada en el
coaching para proyectar objetivos, el método SMART. Sus siglas están en inglés y lo que cada una define, es lo siguiente:

infografia metodo smart

Tener un objetivo:

  • Específico: Este es el “¿qué?” De la cuestión. Hazlo bien al detalle, específico, enuncia en positivo, cuanto más concreto seas, más claridad tendrás para llegar.
  • Medible: Este es el “¿cuánto?” establece pautas que te vayan demostrando progreso, lo que no se mide no se puede mejorar, ¡ponte pautas para alcanzar y así comprobar resultados!
  • Alcanzable: Este es el “¿cómo”? Aquí es donde debes hacer recuento de los recursos que utilizarás y que estos sean acordes a posibilidades reales.
  • Realista: Este es el “¿para qué”? Éste te une al propósito de tu proyecto/persona y debe estar en consonancia con tu capacidad de alcanzarlo.
  • Temporal: Este es el “¿cuándo”? Indica que debe estar acotado, ceñido a plazos para de esa manera seguir una línea de tiempo.

¿Tienes un sueño? ¡Entonces sigue los pasos y entremos a la acción!

En el próximo artículo hablaremos de como remontar un proyecto, porque dentro de la
concreción de una meta existe un grandísimo reto, que es el mantener su funcionamiento y
apelar a su progreso, y muchas veces desde dentro de la vorágine perdemos objetividad y
visibilidad, pero los resultados hablan por sí solos.

Así que, si eres de los que ya están dentro y no saben qué hacer ¡nos vemos en el siguiente post!

Romina Ramil
Coach
Autoestima y liderazgo personal
Gestión emocional
Gestión de proyectos y protocolos de trabajo en el sector profesional
PNL y comunicación
Cursos personalizados

www.rominaramil.com


COMPARTIR ENTwitterFacebookwhatsapplinkedIn

Artículos relacionados que te pueden interesar:

12 tipos de contenidos que pueden impulsar tu Branding

¿Cómo recuperar los clientes perdidos durante la pandemia?

¿Cómo se pueden anticipar los centros deportivos ante un escenario restrictivo por el COVID-19?

¿Qué pavimento debo elegir para mi gimnasio?

PRESENTES EN arnold_spain fibo bodyfitness olympia
SITIO OFICIAL DE VENTA masenforma
gestion-gimnasios