La otra cara de la pandemia

Hace ya un año que empezó esta tremenda pesadilla que estamos viviendo. La pandemia nos pilló a todos por sorpresa, desconcertados afrontamos un confinamiento severo que duró varias semanas y que nos obligó a detener nuestra actividad cotidiana, nuestros quehaceres diarios, y si… también nuestros entrenamientos, nuestra actividad física, nuestros paseos por el parque, salidas en bici, rutinas de ejercicio, etc.

Foto de Personas creado por yanalya – www.freepik.es

Hace unos días me encontré con una pareja de entre 65 y 70 años que frecuentaban mis clases y entrenaban “fuerza” en la sala de fitness prácticamente a diario. Llevaba sin verles desde antes del inicio de la pandemia, y me llamó mucho la atención el deterioro de su aspecto tras todo este tiempo de inactividad. Me comentaron que tenían miedo de volver al gimnasio por el riesgo de contagio, que al principio hacían algo de ejercicio en casa y salían a caminar, pero que se habían desmotivado y llevaban meses sin hacer nada.

Y ESTA ES LA OTRA CARA DE LA PANDEMIA…

Porque el virus nos ha hecho mucho daño, pero el sedentarismo, la falta de actividad física, la pérdida de relaciones sociales, el no salir de casa, también nos ha hecho y nos sigue haciendo muchísimo daño, tanto a nivel físico, como a nivel emocional y mental.

4 razones para seguir haciendo ejercicio

A continuación, os enumero las principales razones que considero fundamentales, y por las cuales debemos seguir practicando ejercicio físico:

  1. Los gimnasios y centros de fitness se han mostrado como lugares seguros frente al COVID, mostrando un bajo índice de contagios y existiendo muchas medidas de seguridad amparadas por un riguroso protocolo dictaminado por las Comunidades Autónomas.
  2. Se ha demostrado que las personas activas y entrenadas se muestran más fuertes ante la infección. Sin duda, realizar ejercicio dota al organismo de un mejor sistema inmune y cardio-respiratorio, por lo que en caso de resultar infectado el riesgo de que la enfermedad se agrave es más bajo.
  3. El sedentarismo, sobre todo a partir de cierta edad, se relaciona con enfermedades metabólicas, cardio-respiratoria, hipertensión, fallo cardiaco, obesidad, diabetes u osteoporosis entre otras. Personas que ya padezcan alguna de estas patologías y no hagan ejercicio, están desaprovechando una de las medicinas más potentes que existen para combatirlas, EL EJERCICIO. Y las personas que hacían ejercicio y debido a la pandemia hayan dejado de hacerlo, habrán dejado de utilizar esta potente “medicina”, por lo que irremediablemente su estado de salud habrá empeorado en estos doce meses.
  4. El ejercicio además, supone una importante válvula de escape para liberar tensiones emocionales, socializar con otras personas (guardando la distancia de seguridad y utilizando mascarilla) y reducir los niveles de estrés ansiedad y depresión. A día de hoy, sabemos que la venta de medicamentos para reducir la ansiedad y la depresión se ha triplicado en el último año. El ejercicio es una terapia fundamental para combatir estos desórdenes emocionales.

¿Qué tipo de ejercicio físico es el mejor?

Cada persona necesita un tipo diferente de ejercicio físico, dependiendo de sus características individuales, estado de condición física, patologías, preferencias personales, disponibilidad, etc. Por eso, lo mejor es acudir a un gimnasio o centro de fitness para que un profesional cualificado nos asesore.

No obstante, la combinación de ejercicios generales de fuerza, cardiovasculares a intensidad moderada y movilidad, realizados entre 3 y 5 veces por semana suelen ser una buena combinación para personas sanas que quieran mantener un buen estado de forma.

Realizar ejercicios al aire libre, puede ser una buena opción, máxime con la llegada del buen tiempo. Pero debemos asegurarnos de tener un programa de ejercicios adecuados y una buena ejecución técnica de los mismos, por lo que una vez más sugerimos que recurráis a profesionales cualificados.

Realizar ejercicio en casa puede ser también una alternativa interesante, si disponéis de espacio suficiente y material adecuado. Además, hoy en día existen diferentes plataformas que nos ofrecen contenidos de calidad. A la hora de seleccionar los contenidos en internet, desconfiad de los programas de “ejercicio milagro” y seguid a profesionales que puedan acreditar su cualificación y experiencia.

Para terminar, y a modo de reflexión final, me pregunto si a pesar de todo lo malo que hemos vivido en el último año, la sociedad se ha dado cuenta de la importancia que tiene la práctica de actividad física para todos nosotros; al menos, algo bueno hemos sacado de estos 12 meses para olvidar.

Carlos Barbado Villalba

Carlos Barbado Villalba
Dr. en Actividad Física y Salud
Profesor Universidad Europea
Fundador de Barbado Cycling
barbadocycling.es
Instagram Youtube Facebook Strava

COMPARTIR ENTwitterFacebookwhatsapplinkedIn

Artículos relacionados que te pueden interesar:

La atleta del AFW Cross Team de nuevo en lo más alto

¿CÓMO SON LOS GIMNASIOS FEMENINOS?

FIBO 2016, éxito rotundo y OSS Fitness un año más ha formado parte de el

En marcha un nuevo centro de entrenamiento en Córdoba

EMPRESA CERTIFICADA nsca
PRESENTES EN arnold_spain fibo bodyfitness
SITIO OFICIAL DE VENTA masenforma