OMEGA’S Y RENDIMIENTO FISICO

Mucho se ha hablado en los últimos años de los beneficios de los ácidos grasos “omegas”, la mayoría de personas están más familiarizados con los omegas 3 y 6 y después con el 9, aunque la variedad nos lleva a unos cinco en total: 3, 5, 6,7 y 9.

La mayoría de personas lo asocian al consumo de pescado, nueces, y otros alimentos con aceites vegetales y semillas. Los ácidos grasos tipo omega son constituyentes importantes de las grasas. Pertenecen al grupo de los ácidos grasos insaturados y, dentro de este grupo, podemos encontrar ácidos grasos monoinsaturados y ácidos grasos poliinsaturados.

Tipos de Omega’s

Omega-3

Pertenece al grupo de ácidos grasos poliinsaturados. Son esenciales para nuestro organismo, pero no somos capaces de sintetizarlos, por lo que deberemos obtenerlos a través de la dieta. Dentro de los omegas-3 existen seis tipos diferentes, todos con grandes beneficios.

Dentro de este grupo destacan los ácidos grasos EPA y DHA presentes en el pescado azul como la caballa, el atún o el salmón y el ácido alfa-linolénico (ALA) presente en las nueces, las semillas de lino o las semillas de chía. A partir del ácido alfa-linolénico se pueden sintetizar los ácidos grasos EPA y DHA en nuestro organismo. Pero hay que recalcar que este paso a veces no es tan eficaz, por lo que la mejor opción es obtener el aporte de ácidos grasos omega-3, a partir del consumo de pescado azul.

Los omega-3 es de los suplementos más utilizados como ayuda ergogénica en el rendimiento deportivo. Algunos estudios han sugerido que podrían mejorar la función neuromuscular periférica (Lewis y col, 2015; J Int Soc Sports Nutr 18-jun), pero seguramente aún es pronto para recomendar ácidos grasos omega 3 como ayuda ergogénica en deportistas, aunque desde un punto de vista de la salud su consumo tiene que realizarse en las dosis adecuadas

Omega-5

Este tipo de ácido graso no esencial, también conocido como ácido punícico, Destaca por su efecto antioxidante, el cual frena el daño oxidativo por parte de los radicales libres previniendo el envejecimiento prematuro de los órganos. También se ha visto que puede ser un buen aliado en el tratamiento de las enfermedades cardiovasculares.

Omega-6

También pertenece al grupo de ácidos grasos poliinsaturados, es esencial y se encuentra presente en los aceites vegetales como el aceite de maíz, el aceite de girasol, el aceite de borraja y el aceite de onagra, entre otros.

Dentro de este grupo cabe destacar el ácido graso gamma-linolénico (GLA) que, a diferencia de otros ácidos grasos de la familia omega-6 que son inflamatorios (ácido araquidónico), es capaz de reducir la inflamación. Los ácidos grasos de tipo omega-6 son esenciales, pero más fáciles de obtener a través de la dieta, por lo que su suplementación a partir de complementos dietéticos no es necesaria, salvo en el caso de que se necesite tratar alguna afección, como por ejemplo los trastornos menstruales con aceite de onagra.

Omega-7

Este ácido graso llamado ácido palmitoleico, pertenece al tipo ácido graso monoinsaturado.

No son esenciales para nuestro organismo, pero su consumo puede beneficiar nuestra salud, pues ayuda a mejorar la hidratación y regenera la piel y, en casos de síndrome metabólico, favorece el aumento de los niveles de colesterol HDL.

Omega-9

Este ácido graso es el conocido como ácido oleico, que se encuentra presente en el aceite de oliva. Es de tipo monoinsaturado. Además del aceite de oliva, podemos encontrarlo en el aceite de canola, en los frutos secos y en el aguacate.

Son muchos los estudios que han demostrado la eficacia de este tipo de ácidos grasos para reducir los niveles de colesterol LDL y aumentar el colesterol HDL, previniendo el riesgo de arterioesclerosis y otras enfermedades relacionadas. Aunque no son esenciales, pueden ayudarnos a mejorar nuestra salud y a prevenir el riesgo de aparición de ciertas enfermedades.

Ácidos grasos Omega: Conclusión y Beneficios

Como conclusión podemos comprobar que solo los omega 3 y 6 son esenciales y por lo tanto dentro de los beneficios de todos los omegas, son los que más beneficios positivos pueden otorgar al atleta y al rendimiento deportivo

La actividad física o el deporte favorecen nuestra salud, pero al mismo tiempo, el esfuerzo intenso que a veces desarrolla nuestro cuerpo, requiere de algunas ayudas para protegerse de los procesos oxidativos e inflamatorios que se generan con los exigentes entrenamientos.

Por otro lado, aunque los omega 3 no tienen un efecto directo sobre los radicales libres del oxígeno que se generan por nuestro cuerpo cuando éste se somete a un estrés como es el esfuerzo físico intenso, al ser constituyentes de membranas celulares, refuerzan su integridad y protegen a las células del estrés oxidativo.

Su efecto antiinflamatorio y su poder para reforzar el sistema inmunológico, ha sido asociado a una mejor recuperación que favorece la correcta oxigenación de los músculos y por ello, incrementa el rendimiento y reduce la fatiga ante el ejercicio. Ofrecen mayor coordinación motora y destreza mental. Ya que en la mayoría de deportes es fundamental una buena concentración y coordinación.

Para mí el punto más importante de los omegas en el rendimiento deportivo es la disminución de la inflamación, esto es algo fundamental en la recuperación de lesiones y en la prevención del sobreentrenamiento.

Por último, uno de los puntos de suma importancia, es respetar la ratio ideal. Actualmente, el ratio de Omega 3 y Omega 6 (es decir, la cantidad de Omega 3 que ingerimos respecto de la de Omega 6) es de 1:20.

Sin embargo, nuestros antepasados vivían con una ratio de 1:1 aproximadamente, sin apenas enfermedades. Siendo la ratio ideal de el Omega 3 respecto al 6 de 1:4 hasta 1:1.

Aunque el omega 3 es precursor de la antiinflamación y Omega 6 precursor de proinflamación, ambos son necesarios para un óptimo equilibrio de nuestro organismo

Raul Carrasco IFBB PRO
www.raul-carrasco.com
Instagram
Facebook

COMPARTIR EN
TwitterFacebookwhatsapplinkedIn